Bandas

‘Soy Piedra’ de Belafonte Sensacional

Antes de empezar a rodar ese álbum digital y después de irme pseudo preparándome con los sencillos que Belafonte Sensacional nos fue soltando en estos meses, varias preguntas rondaban en mi cabeza; estaba preparado realmente para esta nueva y reluciente convocatoria para el destroy al que Belafonte Sensacional continuamente nos están incitando, seguiría siendo siquiera una convocatoria, el destroy estaría presente entre sus notas o a dónde habría que dirigirnos para sentirlo con toda plenitud, y yo, yo estaba genuinamente preparado para aceptarlo o bien para dejarlo ir para siempre. Tenía un poco de nervios antes de picarle allí al link con el mouse pero eran de los buenos, hace mucho que no me entusiasmaba así antes de escuchar un LP y con justa razón.

Para comenzar creo que todos deberíamos admitir que tardamos mucho más de lo necesario en reconocer la sutil grandeza de estos músicos de la Ciudad de México, siempre pareciendo estar debajo del radar pero aun así tan consistentes dentro de él; mencionándolos entre voces, viéndolos en los toquines más fresas o en los más trashers, escuchándolos en el clímax eufórico de alguna amanecida a todo volumen o en la borrachera más melancólica sumidos en la oscuridad, creo que ese es precisamente un factor que puede ayudar para ir entendiendo su música, esa naturalidad que tienen para integrarse a cualquier extremo en el que busquen catalogarlos, porque simplemente carecen de pretensión alguna que los arrastre a algunos de ellos; es lo que es, y aunque esto suene como lo más sencillo en este mundo es raro ver un proyecto tan completamente honesto hoy en día como lo es Belafonte Sensacional, es difícil de entender y también de explicar así que solamente escuchando este nuevo álbum titulado ‘Soy Piedra’ sentirán esto que quiero trasmitirles, es sencillo darse cuenta después de un par de vueltas que son precisamente son unas de las bandas que deben de cargar la batuta y dirigir esta nueva oleada de la escena independiente que está surgiendo en todo el país;  fuera, bien lejos de cualquier pretensión extranjera a la que todos nos hemos malacostumbrado, no partir de un género prestado distanciado de nuestras fronteras, tratándolo siempre de absoluto sino usar el sonido que se ha moldeado en las mismas entrañas anónimas de la capital como parteaguas e irlo adornando con los arreglos que haga falta sin permitir nunca que esa esencia se disuelva entre ellos. Eso es Belafonte.

Entonces qué les depara a aquellos que se aventuren a escuchar Soy Piedra, el tercer álbum de esta agrupación liderada por Israel Ramírez un ávido investigador de la canción nacional con toda y su obvia parafernalia; para empezar una nostalgia que no se sentirá como tal al principio pero que se irá haciéndose más presente con cada canción, un viaje que se sentirá extrañamente antiguo, una evocación a la música que escuchaban nuestros padres, un monumento a viejos protagonistas del movimiento de rock urbano como lo fuera Rodrigo González el afamado profeta del nopal o Arturo Meza, artistas que han dejado tanto por la música nacional y que no tienen el reconocimiento que se merecieran por tales sacrificios; la mayoría del álbum parte entonces de ese blues tristón que se fue transformando en la urbe capitalina, entre botellas de tequila, desamores y cuestiones existenciales que lo fueron dotando de ese fulgor tan característico, tan diferente al de otros países, un sumidero existencial que pudiera usarse para herirse de la manera más poética, con letras simples pero caladoras, voz carrasposa, y por supuesto con tracks intercalados para celebrar también lo risible de nuestra situación con todo y trompeta, armónica, un teclado que sorpresivamente se integra de maravilla en este nuevo álbum, en esta faceta de estudio los Belafonte no necesitan de alguna pretensión para imponerse, para transportarnos a los barrios bajos capitalinos con esa dialéctica tan característica ya integrada, y en vivo, verlos en vivo es una experiencia igualmente gratificante pero intencionalmente opuesta, son unas bestias de la improvisación y la parranda, yo los vi alguna vez en Querétaro y a pesar de no ser ni siquiera la mitad de los integrantes tenían una capacidad natural para conectarse con la audiencia y hacerla estallar, de nuevo siempre jugando con los opuestos, permitiendo que el contraste hable por ellos, una banda para la que tienen que irse preparando desde ahora si es que aún no los han escuchado por qué aunque pierda mi objetividad al escribir esto para mí son una de las agrupaciones que ayudarán a colapsar esos estereotipos tan arraigados y dar paso a una nueva era que ya se ha tardado en llegar, y allí van, de tocada en tocada, allí vamos todos. 

Dense la oportunidad de experimentarlo e intentar visualizar este panorama a través de música y se darán cuenta de lo bonito que se ve, allá no tan lejos se avecina claro ‘el destroy’ y ustedes tienen que ser parte de él. Soy piedra es uno de los mejores álbumes de rock hispano de este año y en este link está la prueba, pásenle. 

Por Armando Castillo

Comentario

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top