Música

Lo Mejor de lo Mejor 2017

Otro año musical con infinidad de trabajos discográficos, algunos buenos otros tantos malos, pero a lo largo de estos años de vida que he estado al tanto de la industria musical, me he dado cuenta de la complejidad de poder realizar un conteo sobre lo mejor del año, muchas veces solo escuchas lo que a ti te gusta, otras, en tu lado aventurero, tratas de adentrarte a nuevos horizontes, pero al final dejas de escuchar gran cantidad de álbumes que se rezagan en el olvido y eclipsados por los de mayor popularidad, que por su parte hace algo inverosímil que año tras año hagamos un conteo de tales materiales.

A continuación les traigo un conteo, breve, de algunos discos que sobresalieron en mi lista de reproducción de este año, espero lo disfruten y no compartan mi opinión, para debatir abiertamente.

 

1.- Airiel – Molten Young Lovers.

Aunque Alcest, o en su caso, Neige fue el que puso en el mapa al Shoegaze, la agrupación estadounidense Airiel con su EP del 2012 “Kid Games” se encargó de refrescar nuestra memoria para recordarnos cómo era la esencia del Shoegaze, cuando todo era penumbra y olvido en él. Aunque la decadencia musical que invade a la industria en la actualidad ha hecho mella y se ha anclado en el género, “Molten Young Lovers” resulta ser una esperanza para todos aquellos que aún son fieles amantes del desgarrador Shoegaze vieja escuela. Las melodías propuestas son una delicia para las oscuros días de depresión y nostalgia que abundan en las almas de los fanáticos. Airiel nos demuestra su capacidad y profundización de como hacer música.

 

2.- Big Thief – Capacity.

A veces la radio de Spotify resulta ser interesante, A VECES. Tuve la fortuna de encontrarme con esta joya neoyorkina. Resulta ser que Brooklyn es un buen semillero de música, Big Thief tiene lo necesario para tomar al toro por cuernos. “Capacity” es la capacidad musical de esta banda, una fusión folk digno del recuerdo de los años Bob Dylanezcos. La voz tenue y media desgarradora de Adrianne, te adentra en la nostalgia del tema, y del disco, las guitarras eléctricas desalineadas demuestran la versatilidad de la banda, sin perder el sentido, los tempos de la conjunción batería/bajo no son para nada los triviales sonidos que encasillan al folk. El trabajo final es la clara muestra que la música no está tan tirada a la desidia, solo hace falta sumergirse un poco a lo profundo de las vastas, vastas, vastas propuestas musicales, vastas.

 

3.- Iiah – Distances.

La relevancia e importancia de Mogwai, radica en las pocos proyectos o propuestas de Post-Rock que muestran algo interesante o del nivel de los escoceses, desde hace años había pocas propuestas que logran atraer los oídos postrockeros, hasta Mogwai en los últimos años ha dejado de producir tales sonidos. La banda australiana Iiah y su álbum Distances les tomó aproximadamente 40 minutos para dejar en claro que a Mogwai le tocaba la etiqueta de decepción del año. Como si fuera una procesión, nos trasladan a un ambiente desolado, recreando el video de la canción “Atmosphere” de Joy Division, a medida que avanza el disco las guitarras muestran un trabajo de texturas llenas de paz en cada rasgueo, en conjunto con redobles de bombos que hacen mella en cada palpitar. Los matices grisáceos están en cada segundo con el transcurrir el disco, haciendo una delicia para los timpanos gastados de uno.

 

4.- Sannhet – So Numb.

Estos neoyorkinos utilizan toda su influencia de Balck-Metal y Shoegaze para lograr un sonido sombrío y profundo, llegando al sonido propuesto por Alcest, obviamente con sus respectivas diferencias, pero sí manteniendo ese feeling del estirpe. So Numb se encargó de hacer ver como tonto al Every Country’s Sun de Mogwai para el bajo mundo del Post. Con descomunales redobles galopantes de la batería en una fusión con el bajo, las guitarras chillantes llenas de sentimientos que dan profundidad al ambiente oscuro que proponen. Sin duda alguna Sannhet hace de este trabajo algo muy fácil de digerir y quedarse en la memoria colectiva de cada postrockero o amantes de los sonidos pesados y marcados.

5.- Blankenberge – Radiogaze.

A diferencia de otras agrupaciones que intentan sobresalir de las profundidades del underground intentando colgarse de la confusión que rodea al Shoegaze, llega a los odios la tremenda propuesta de BlankenbergeRadiogaze muestra la distorsión deseada para el buen fanático shoegazero de sepa, combinados de contras de banda de guerra, con un sonido seco, en fusión con la voz tenue y susurradora de Yana Guselnikova, haciendo recordar por momentos a la gran Elizabeth Fraser (Cocteau Twins), y por si fuera poco, para mí, me hizo recordar a la leyenda viviente My Bloody Valentine, en ipso facto me vino a la mente el gran “Loveless”, es por mas decir que tienen sus grandes o enormes diferencias, pero enciende mis ganas de escuchar ese álbum (Loveless). Para no seguir diciendo barbaries, el resultado es bueno, de buenas cuestiones shoegazeras y con tintes ambientales de Dream Pop.

 

6.- Charlotte Gainsbourg – Rest.

Encontrarme con este álbum resultó verdaderamente una sorpresa. La actriz y cantante Charlotte Gainsbourg que inició su carrera en el ámbito musical con la influencia de su padre por aquel año de 1986, y después de 6 años, Charlotte echó todo su resto de depresión y melancolía en este trabajo. “Rest” fue producido por el Daft Punk Guy-Manuel, resultó una conjunción perfecta de letras profundas y desesperanzadoras entonadas, mas no cantadas, por parte de Charlotte y una fusión de sonidos, en cierto punto algo electrónicos, pero muy acordes a la temática central del disco. El álbum toca el tema de las muertes de su padre Serge Gainsbourg y su media hermana Kate Barry, enfocándose en la adicción al alcohol; el dolor en conjunto con tristeza y enojo se refleja en las letras con el paso de los tracks. El resultado es sensacional y de alta manufactura, en ningun punto decae en calidad, pero si en ánimos, haciendo recordar los momentos más nostálgicos de tu vida.

 

7.- Ulver – The Assassination Of Julius Caesar.

Últimamente la música se ha vuelto una mezcla homogénea de diversos géneros, haciendo o creando  “nuevas” vertientes musicales, pocas, pero muy pocas, agrupaciones logran tener resultado positivo. Los veteranos noruegos de Ulver son la clara muestra de una metamorfosis, llevando su música desde un Black-Metal (aunque nunca les ha gustado que sean considerados en ese estilo) hasta un Trip-Hop o Electrónica. Para el “asesinato de Julio César”, la banda parte de los sonidos puros del Synth y haciendo gala de sus recursos, dan un paseo por todos los estilos don el género puede aterrizar y en algunos puntos se escuchan algunos tintes del ahorita género en auge: Cold Wave. El resultado es un recuerdo de Bauhaus en fusión con Depeche Mode, haciéndonos recordar las pocas propuestas interesantes en este género.

 

8.- The War in Drugs – A Deeper Understanding.

Tres discos le bastaron a Adam Granduciel para posicionarse en el negocio del mainstream musical. “Lost in a Dream” fue uno de los mejores disco que se pudo escuchar en los importantes espacios musicales en aquel 2014, pero esto no fue suficiente para Adam y compañía; “A Deeper Understanding” es como lo dice su nombre, una compresión muy, pero muy profunda a las influencias musicales de la banda, su  reflejado y mantenido su gran parecido al “Boss” Bruce Springsteen, se puede escuchar otros apegos como lo es Bryam Adams. Aunque se nota algunos parentescos musicales con su antecesor “A Deeper Understanding” es lo suficiente para hacerte pasar un buen rato. Por último, y solo como justificación The War on Drugs es de las mejores propuestas musicales que se pueden escuchar en mundo de los ricos del mainstream, también hagan caso omiso a la etiqueta de ser un grupo que este inmerso en el género del Shoegaze o Shoegazing, desde los inicios de la banda se puede percibir que no tienen ningún interés en experimentar con ese género.

 

9.- Slowdive – Slowdive.

La banda prodigio del Shoegaze regreso, en forma de disco nuevo. Aunque para todos fue una noticia excelente, el desenvolvimiento del tal quedó mucho a deber. “Slowdive” cuenta con lo necesario para ser un buen disco de verdadero Shoegaze, pero sin duda alguna esto es a causa del pobre abastecimiento de proyectos musicales en el género. Si hacemos una comparación entre este y Airiel, encontraremos un sin fin de diferencias, tales como la melódica, más pausado de  lo común. Slowdive demuestra un poco de atoramiento en el sonido propuesto en Mojave 3 (banda formada después de su separación), aunque, por el contrario, lírica mente Neil sigue mostrando una profundidad en sus letras que resultan caóticas. Me temo que la inclusión del material discográfico en este top fue más un acto reflejo de la nostalgia. Perdón pero no me puedo enojar con ellos.

 

Por último y para concluir, les dejo el playlist de los discos propuestos.

Comentario

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top